miércoles, 26 de noviembre de 2008

Pollo de la pollería (con piñón fijo)




Me encanta llegar al puesto de los pollos y ver a tanta ave pululando por allí.
Bueno, pulular pulular, no pululan mucho porque están un poco muertos.
Recuerdo que en una ocasión me acompañaba mi hija, de cuatro años de entonces, y mirando fijamente el mostrador me preguntó a voz en grito: ¡mami, mami¡, ¿eso es un pollo-pollo o es un pollo muerto?

Me dejo de tonterías y voy al grano.

Esta receta me acompaña desde la infancia, mi madre la bordaba y es de las pocas en las que casi clavo el sabor.
Es una receta barata y que cunde mucho, a pesar de que los piñones están por las nubes, un puñadito si que nos podemos permitir, no?


Receta Madre:

Ingredientes: un pollo sin piel y en cuartos, media lata de tomate triturado, un pimiento, dos zanahorias, una lata de champiñón al natural, una hoja de laurel, sal, aceite de oliva virgen extra y el protagonista, el puñadito de piñones.

Volvemos a usar la olla a presión, con su fondito de aceite en donde rehogamos un poco el pollo para sellarlo. Añadimos a la vez los demás ingredientes, revolvemos un poco y cerramos la olla.

Estará a punto en 20-30 minutos, dependiendo de lo tierna que os guste el ave en cuestión.
El resultado es sorprendente.

Hay un ingrediente secreto: bolitas de pimienta. Las cuento antes de añadirlas (dependiendo del guiso, entre 5 y 8) y lo aviso a todos. Los niños se lo pasan pipa explorando y encontrando las dichosas bolitas.

Receta Hijo-truco:
Procuro que me sobre, es decir, hago más cantidad de la cuenta, la otra opción sería dejar medio muertos de hambre a los míos, y va a ser que no.

Las sobras las pongo a cocer añadiendo agua abundante, como para sopa, que es en lo que se va a convertir.
Cuando ha evaporado un poco, lo cuelo a otro recipiente y selecciono los "tropezones", deshueso los restos de pollo y los troceo, rescato todos los piñones que puedo y añado un huevo duro picado y arroz.
Queda una sopa casi más rica que la receta madre (la sopa es muy tímida y aún no hay fotos).
Ah¡ he descubierto que mis salsas de tomate no son nada fotogénicas¡

4 comentarios:

Rose dijo...

"Me dejo de tonterías y voy al grano." De tonterías nada, la curiosidad de tu hija era completamente lógica. A Rn. aún le cuesta un poco la diferencia entre pez y pescado. Y desde que ha descubierto que el pescado antes era un pez, ya no le hace tanta gracia... (es más ecologista de lo que yo creía, je,je....).
Cuando dices olla a presión, ¿te refieres a olla rápida?
Y el pollo tiene una pinta estupenda, no sé por qué dices que la salsa no es fotogénica... verás tú como se me ocurra mirar la foto dentro de tres horillas más o menos.... hmmmmmm....

Kaken dijo...

Exacto, Rose, olla rápida. La mía es una anciana WMF de diez años, y merece la pena todo el tiempo que se ahorra.

Me ha encantado lo de pez, en casa sucedían cosas similares. Espero que Rn. tarde en descubrir, como Mafalda, que lo que hay en la nevera es un cadaver de pollo¡¡;-)

Hoy no llueve?
Un bes, Rose.

Cariño dijo...

Huy!!! Pues me parece que tus hijos se dejaron un granito de pimienta en la primera foto. Me encanta como explicas las recetas y espero ver pronto esa salsa. Enhorabuena. Un saludiño.

Kaken dijo...

Mil gracias, Cariño.
En realidad explico poco las recetas, pienso que quié se pare a leer por aquí seguramente sepa de cocina más que yo.
Me ha hecho mucha ilusión tu saludo¡
Un bes, bienvenida.